Autobiografía literaria

Infancia 

0-7 años

Niña sonriente con el libro

Mi relación con la literatura comenzó desde antes de nacer ,puesto que una de las actividades predilectas de mi madre era la lectura, y muchas veces, leía en voz alta, de modo que yo me beneficiaba y por supuesto escuchaba desde el vientre.

 

A partir de mi niñez, mis padres continuaron cultivando el gusto por la lectura, al punto de que los libros siempre fueron parte de mi entorno. Recuerdo que mis premios al comportarme bien eran los famosos cuentos de  Charles Perrault. Adaptados y resumidos a una versión que una niña de 5 años podía comprender. 

 

Más adelante, una de mis actividades favoritas era la visita a la biblioteca cada sábado para escuchar la lectura de cuentos infantiles. Ahí fue donde conocí las maravillosas obras de los hermanos Grimm y los cuentos de Rafael Pombo.

 

Posteriormente, llegaron los audiolibros de los cuentos y películas de Disney. La bella y la bestia, La sirenita, Aladin, etc. Esto me sirvió para desarrollar mi escucha y lectura de forma simultánea. Además, esto contribuyó para mejorar mi dicción y mis expresiones gestuales, puesto que me gustaba representar a los personajes y terminé por aprender los guiones de cada cuento que llegaba a mis manos.

Autobiografía literaria

Niñez y adolescencia

8- 18 años

Libros de vuelo

Al crecer, mi relación con la lectura se ligó con mi vida académica, de modo que en la primaria leí varias enciclopedias y libros de historia, pero de forma personal, me agradaba leer y se convirtió en uno de mis pasatiempos.  Los libros que marcaron mi infancia fueron liderados por el género de la fantasía, y entre ellos se encuentran: El principito, de Antoine de Saint-Exupéry, Las crónicas de Narnia de C. S Lewis, Harry Potter de J.K Rowling, entre otros. Además, leí varias novelas  colombianas como: María de Jorge Issacs, que me impactaron por su historia y sus abundantes descripciones. Asimismo leí varios libros de superación personal que me compraba mi madre, entre ellos recuerdo: Sangre de campeones, La fuerza de Sheccid, Volar sobre el pantano y demás; del autor Carlos Cauhtemoc y  Padre rico padre pobre de Robert Kiyosaki.

 

Al entrar a la secundaria y a un colegio mixto en el cual la lectura era fundamental para superar las asignaturas, comencé a leer libros recomendados por mis profesores de español a quienes siempre les tuve un aprecio especial, porque me transmitieron su amor hacia la literatura, al punto en el que llegué a convertirme en una de ellos. 

 

Me gustaría comentar que un hecho muy importante, fue ser parte de un proyecto de lectura que se denominaba: “Caen todas las cosas” que básicamente consistía en que durante 1 hora de clase, todo el colegio tenía tiempo para leer de manera libre, y recuerdo que colocaban música clásica que se escuchaba en los pasillos y que creaba el ambiente propicio para leer. Algunos de los libros que recuerdo haber leído durante ese proyecto fueron: El caballero de la armadura oxidada de Robert Fisher y por supuesto, tuve  mi primer contacto con el nobel de literatura colombiano: Gabriel García Márquez, autor de:

12 Cuentos peregrinos, El coronel no tiene quien le escriba, 100 años de Soledad, Crónicas de una muerte anunciada y El amor en los tiempos del cólera.

 

Ya en la media, conocí diversos autores y me gustó profundizar en la filosofía , de modo que conocí autores como Platón, Aristóteles. Y en la poesía descubrí a Frida Kahlo, Walt Wittman, Julio Cortazar, Pablo Neruda, Mario Benedetti, entre otros.

 

Más adelante, leí grandes obras de la literatura universal, como: El Quijote,  La odisea, Franz Kafka, Jane Eyre, Romeo y Julieta de William Shakespeare, El viejo y el mar de Ernest Hemingway, Viaje al centro de la Tierra de Julio Verne, Orgullo y prejuicio, El diario de Ana Frank, El conde de Montecristo, Frankenstein de Mary Sheller, Alicia en el país de las maravillas  de Lewis Carroll y Ana Karenina de León Tolstói.

 

Al terminar el bachillerato ingresé a la carrera de Licenciatura en lengua castellana y literatura, debido a que para ese entonces la lectura era una de mis pasiones y una de las áreas en las que mejor me desempeñaba. Durante el transcurso de esta etapa de mi vida, (5 años) tuve un acercamiento hacia la literatura y la poesía de manera muy diferente y mucho más profunda, ahí conocí grandes obras como:

 

La Eneida de Virgilio, La celestina de Fernando de Rojas, El retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde, Edipo rey de Sófocles, La vida es un sueño  de Pedro Calderón de la Barca, El nombre de la rosa de Umberto Eco, Guerra y Paz de León Tolstói, La Ilíada de Homero, Madame Bovary de Gustave Flaubert; La peste y El extranjero de Albert Camus; El cuervo y El gato de Edgar Allan Poe, El túnel  de Ernesto Sábato, Las mil y una noches, Don Juan Tenorio de José Zorrilla, El libro de arena de Jorge Luis Borges, La insoportable levedad del ser de Milan Kundera, Ulises de James Joyce y Americanah de Chimamanda Ngozi Adichie.

Autobiografía literaria

Adultez

19- actualidad.

Libro de escaneo láser

Y entre mis poetas favoritos se encuentran:

 

José Asunción Silva, Charles Baudalaire, Charles Bukowski, Alejandra Pizarnik, Mario Benedetti, Federico García Lorca, Pablo Neruda, Julio Cortazar  quienes han hecho parte de mi vida durante momentos de oscuridad y también como una fuente de inspiración para continuar en el camino de la literatura.

 

También veo necesario mencionar que gracias al grado que cursé, aprendí a valorar el revolucionario trabajo que han realizado muchas mujeres en el campo de la escritura, y gracias a ellas se ha abierto un gran campo, para las futuras generaciones. Sor Juana Inés de la cruz, Virginia Woolf, Clarice Lispector, Laura Esquivel, Laura Restrepo,Gabriela Mistral, María Mercedes Carranza, e Isabel Allende entre otras.

 

Además, pude descubrir a escritores colombianos y eso formó parte de mi identidad como latinoamericana, entre estos están: Fernando Vallejo, Alberto Salcedo Ramos, Raúl Gómez Jatín.

 

En el campo de la lingüística y la pedagogía también pude conocer autores como:

Saussure, Dostoievski, Chomsky, Daniel Goleman, Howard Gardner, entre otros.

 

Otra área que es importante para mi, es mi espiritualidad y a la edad de 16 años descubrí la riqueza de un libro como la Biblia y el desempeñarme en este campo también me ha hecho leer libros sobre evangelización, sobre cantantes y conferencistas cristianos protestantes  como: Marcos Brunet, Jesús Adrián Romero, y uno de los libros que más me ha marcado , ha sido Una vida con propósito de Rick Warren.

 

Recientemente, me he concentrado en libros de desarrollo personal que responden a mis necesidades como líder y que me han permitido mejorar en áreas sociales: Como ganarse a la gente, El hombre más rico de Babilonia, Las 21 leyes del liderazgo de John Maxwell, Live,lead,love, de Brian Houston, pastor de la iglesia Hillsong;  Enriquezca su personalidad de Florence Littauer,  Emociones tóxicas, Gente tóxica de Bernardo Stamateas.

 

Finalmente me gustaría añadir que la lectura y los libros han sido mis fieles compañeros en cada etapa de mi vida y para mi, leer es un viaje que nunca termina, que depende de la época  que esté viviendo, pero sé que los libros siempre estarán presentes en ella.